¡No la batas que suena!
Éste sin duda era el primer graffiti de la Maca, un poco lerda apretó el spray rojo para hacer su primer tag.

-¡Apúrate!

Estaba terminando la última letra de su graffiti, una S gigante y tiritona.

-¡Vamos! -El FIFA, le dio un abrazo, y le dijo:

-Te quedó bacán.

Empezaron a caminar rápido por República, el VON se detuvo en un carro de sopaipillas, ya tenía hambre y era tarde, no había nada abierto, le hubiese gustado ir a unos chinos, ahí siempre se puede comer barato y quedar satisfecho. Le echó un cerro de pebre a su sopaipilla, los demás hicieron lo mismo pero con más mesura.
Se sentaron en el bandejón central de los Héroes, y comieron sus sopaipillas tranquilamente, todavía les quedaban unas latas de cerveza en la mochila y pintura para rayar por lo menos tres cortinas más.

La Maca encendió un cigarro. Había viajado a Santiago sólo por el fin de semana, ella es de Valpo, y siempre que viene, es por casos muy puntuales. Esta vez tenía que trabajar en unas fotos y le iban a pagar bien, así que aprovechó la oportunidad para juntarse con sus amigos preferidos, los extrañaba. Para ella vivir en la capital es una locura, no por la ciudad misma, sino porque lo considera carísimo.
Los SIDAS y ella son amigos desde hace dos años, y desde que los conoció le robaron el corazón. Aunque sean conocidos como los chacales de las cortinas, ellos, lograron tapizar Santiago en tan sólo un año con su venéreo tag.

A ella le gustan sus artes, de hecho en su primera exposición les compró una obra, y la tiene orgullosa colgada en el living de su casa.
VON termina de fumar, bota la colilla al suelo y dice:
-Maca, ahora tú también eres SIDAS.

Maca responde:
– yo soy SIDAS desde siempre.

Los tres sonrieron, volvieron a mirar el graffiti, había que sacarle una buena foto para subirlo a tumblr.



Fotos: Macarena Ternicien
Los sidas

Say Something