La revolución informática que significó la invención del micro-chip y su posterior masificación a fines de los años 70, trajo consigo un sin número de saltos tecnológicos que cambiaron para siempre al mundo. El paso de los computadores desde salones de investigación a los hogares, permitió que tarde o temprano uno que otro nerd les diera un uso totalmente diferente y más entretenido al pensado originalmente.

Que un puñado de arena se convirtiera en un computador de datos capaz de generar sonidos democratizó para siempre la producción musical y el acceso a instrumentos electrónicos. El hijo prodigo de esta revolución es sin duda el New wave/Synthpop, género que definió por completo la década de los ochentas, y que en manos orientales significó PUROWIN.

HOY: Miharu Koshi

 

Miharu Koshi es otra de las iluminadas del Tekuno-pop. Hija de músicos de corte clásico,  se inició en la práctica artística desde pequeña, principalmente aprendiendo a tocar piano y entrenando su voz. A finales de los 70’s comienza su trabajo discográfico ligada a un estilo japonés conocido como “New music” —una especie de pop fōku más complejo— del cual pudo desprender una serie de excelentes singles tales como My Summer Blue (1979), Cardia No Umi (1980) y dos consecuentes discos titulados Omocha-bako daiichimaku [Caja de Juguetes parte uno](1979) y On The Street (1980).

 

 

Los primeros coqueteos con la electrónica se plasman en un disco de electro pop más clásico. Make Up (1981) viene cargado de temas como Mr. M, introduciendo a una Miharu Koshi más cercana a las divas romanticonas de la época que a una iluminada vanguardista; nada que no se pueda encontrar entre los compilados ochenteros de la radio universo —agradeciendo su existencia—.

 

Luego de unos años experimentando con el estilo New music y algunos otros elementos electrónicos, se une a Haruomi Hosono y Yukihiro Takahashi para editar TUTU (1983), primer álbum en tono 100% Tekuno-pop, cargadísimo de sintetizadores análogos, pistas programadas y las baterías hexagonales que tanto nos gustan a los amantes del New Wave.
Del disco se destacan canciones como L’Amour Toujours, L’amour… Aruiwa Kuro No Irony [El amor o la negra ironía] y Nichiyo Wa Ikanai [Domingo, no lo haré] de la cual comparto un vídeo editado con imágenes de Bulma; agradablemente ñoño.

 

TUTU abre con un maestrísimo cover a L’Amour Toujours, oscuro Hit del euro-pop ochentero, autoría del grupo belga Telex. Esta canción deja bastante claro en lo que se están metiendo este grupo de japoneses, quiebra totalmente la carrera de una joven que hasta ese momento cultivaba un J-pop algo más elegante, alegre y liviano.

 

Un año más tarde, vuelve a unir fuerzas con Haruomi Hosono para editar una nueva joya del género; Parallelisme (1984) marca el punto máximo del sonido puramente Tekuno-pop en la discografía de la artista.
Temas como Ryugujo No Koibito [Amante imperial], Parallelisme y Bara no Yakai~Arui wa Amai Mitsu no Imashime [La noche de la rosa o precepto de dulce miel] crean la perfecta secuela de un sonido electrónico que más tarde sólo será heredado por otros artistas; Con el cover de Au bois de Saint-Amand Miharu presenta el estilo que luego cultivará en la siguiente mitad de la decada.

 

San Taman No Mori o Au bois de Saint-Amand es un cover a la artista francesa Mónica Andrée Serf Barbara—, quien musicalmente se dedicó al Nouvelle Chanson, género que Miharu Koshi adoptaría lentamente en sus siguientes discos hasta convertirlo en su estilo principal, alejándose completamente de la electrónica New Wave.

 

Al año siguiente continúa su colaboración con Haruomi Hosono para editar Boy Soprano (1985), un excelente álbum que marca el inicio de la transición sonora de la artista y la despedida total del Tekuno-pop.
El viaje comienza directamente con una interpretación de Heidenröslein del multi-sujeto Johann Wolfgang Von Goethe, parte fundador del Romanticismo a finales del siglo XVIII. Desde este momento Miharu Koshi muestra todo su potencial re interpretando lineas vocales clásicas para aterrizarlas sobre un Nouvelle Chanson electrónico.

 

El “adiós Tekuno-pop” se expresa maestramente en temas como Hashire Usagi [Corre, conejo] (cover a Yuko Kanai), Lip Shütz La Nokto de la Cattleya, que mezclan los elementos electrónicos de Parallelisme con nuevos registros vocales. Por el lado del Nouvelle Chanson se destacan Marie-Ange y Heidenröslein.

 

La importancia de Miharu Koshi dentro del género es indudable, sus primeros discos son joyas de la música electrónica, su colaboración con Haruomi Hosono junto a sus cambios de estilo marcan los puntos más altos de Yen Records.  La partida de los sonidos electrónicos luego de Boy Soprano es el hito que definió finalmente a la artista, quien ha editado 13 discos durante sus más de 25 años alejada de la música electrónica y —por supuesto— del Tekuno-Pop.

 

 

Capítulo IV: One-Hit y otras maravillas
Capítulo I: Yellow Magic Orchestra
Capítulo II: Apogee & Perigee

 

 

Say Something