Me obsesiona el maquillaje. Juzgo si quedó bien frente a un espejo con aumento y luz ante de salir. Tomo todas las precauciones posibles para que se vea como me gusta. Y he gastado cantidades ridículas (como yo) de plata buscando el corrector perfecto.

He pasado por todos los tipos que podrían imaginarse: líquidos, crema, en polvo, en barra, caros, baratos, de marca, de cuneta y así ad infinitum.

he gastado cantidades ridículas de plata buscando el corrector perfecto. He pasado por todos los tipos que podrían imaginarse

Por regla general hay dos tipos de correctores: los más gruesos y secos que son para cubrir espinillas o cualquier tipo de descoloración en la cara, y los ligeros y que reflejan la luz (light reflecting) que corrigen las bolsas y ojeras, que acentúan mucho menos la sequedad de la piel que tiende a marcarse  en la delgada piel alrededor de los ojos. Personalmente, tengo pequeños pliegues en los ojos que se acentúan con el corrector, pero he encontrado más de uno que corrige mis ojeras y/o bolsas (en general ocupo más de uno) y que forman parte permanente de mi tocador. Aquí enlisto los que ocupo para ese problema en específico, sin ningún orden en particular, por que debo admitir que aún no encuentro el Santo Grial y todos tienen algo que me gustaría fuese distinto. Pero lo haremos algún día compañeres, lo lograremos (o tal vez no, quién sabe).

Este debe ser mi corrector favorito: cubre mucho, es suave, tiene suficiente humectación como para no acentuar texturas indeseadas y dura todo el día. El problema de este corrector es la muy limitada selección de colores, tiene solo tres colores que no sirven para colores de piel no más allá de uno medio. Para gente blanca y quizás bronceada. El más oscuro puede funcionar para iluminar pieles más profundas, pero difícilmente corregiría tonos de azul más intensos que aparecen bajo los ojos. El otro problema que tiene es que hay que guardarlo boca arriba para evitar que se desparrame. Aun así, es uno de esos correctores en los que más confío y que puedo usar en clientes de cualquier rango de edad sin preocuparme de que se vayan a ver mayores. Una de las mejores cosas de este corrector es la cantidad que trae ¡15 ml! Los correctores en general traen entre 4 y 6 ml y, en el caso de MAC, comienzan desde los 18.000 pesos. Este cuesta 17.000, por lo que en fondo estás comprando un corrector de 5.000 (ya, 5.300) al por mayor.

En definitiva: buen corrector, buen precio, empresa racista.

Cuando este corrector salió todos la(o)s beauty bloggers se volvieron locos con la hueá, especialmente las valley girls que veo tan morbosamente. Por eso mismo pasé mucho tiempo evitándolo, tratando de no comprarlo  y haciéndome el interesante a pesar de que me lo habían probado en el counter de NARS y me había gustado.

Este cubre bastante y es suficientemente ligero y light reflecting como para usarse debajo de los ojos, pero también en el resto del rostro, tampoco se hunde en los pliegues ni acentúa textura. Otro cosa que tiene a favor es tener diez colores diseñados para los problemas propios de cada tipo de piel: tiene suficiente rosado en los colores para pieles más claras y los colores profundos tienen la calidez necesaria para que la piel no se vea polvorienta.

El único problema, el precio prohibitivo: 23.000 pesos es muchísima plata para uno de los países más desiguales del mundo y donde el sueldo mínimo alcanza con cuea’ para comer y transportarse. 

Este corrector tiene una textura muy ligera, pero de todas formas se las arregla para cubrir bien las ojeras. Nuevamente, no marca texturas indeseadas y eso es lo que más aprecio de este corrector. Lo otro que vale la pena mencionar es que vale 4.000 pesos, por lo que se aleja un poco en rango de precio de los otros dos. Y como refleja la luz sirve también para tratar las bolsas si se pone en lugares específicos.

Lamentablemente tiene el mismo problema que el primero, pero peor, viene solo en tres colores muy claros, los cuales ayudan mucho a tratar los distintos colores de ojeras (azulosas o moradas/rojizas), pero solo de gente blanca. Muy blanca.

Este corrector, a pesar del terrible terrible precio, ha sido un gran aliado para combatir bolsas. De hecho, técnicamente no es un corrector, es un iluminador, por lo que prácticamente no cubre sino que simplemente refleja la luz. Desaconsejo completamente ponerlo sobre una espinilla, a menos que te gusten notorias y brillantes, pero reduce mucho la apariencia de ojos hinchados.

Al igual que la larga historia de colonialismo francés, este corrector desconoce prácticamente que exista gente morena (en los colores que venden en Chile al menos), pero creo que se puede hacer funcionar hasta colores de piel medio, yo diría que hasta un NC35 en el rango de colores  de MAC.

Me falta probar varios todavía, pero no se preocupen por que las obsesiones no conocen límites.

Say Something