La historia del arte contemporáneo en Chile se ha dejado de escribir, existe muy poca documentación para registrar la metamorfosis de la que somos testigos, incluso para catalogar como MOVIMIENTO al circuito actual, esto ocurre porque se necesita invertir dinero, para lograr captar la atención y obtener la validación de grupos intelectuales. Al ser tan displicente el escenario, nuestros artistas tienen el deber de mostrar, crear y re-crear su visión de las cosas desde la marginación, desde el hecho de NO PERTENECER.

El viernes pasado en Estudio Panal se vivió una escena de la que puedo escribir sólo como actriz, desde ¨dentro¨ de la obra. Participé de una performance, donde el objetivo era que lograra dormir una siesta en la sala (al más puro estilo de La Casa de Vidrio – 1999). Simple, una cama al centro, sábanas blancas y el uniforme de COPEC. Por mi parte: tres días sin dormir para depositar todo el cansancio en la acción simple de descansar.

Dos obras, una de Martín Bruce (http://ramburutse.tumblr.com/) y la otra de FIFA2000 (http://sidasclub.tumblr.com/).

 

De nosotros depende seguir escribiendo la historia del arte, para que próximas generaciones tengan conocimiento de que vivir en un apocalipsis constante sólo ha dado como resultado una catarsis creativa.

Si es bueno o malo, lo dejo a criterio personal.

Say Something